Las siguientes reflexiones han sido escritas por hermanos y sacerdotes de Santa Cruz para compartir la vida, visión y carisma del Beato Basilio Moreau.


P. James King“Una educación en familia”, del P. James King, C.S.C.

El P. King nos dice que el carisma que Moreau impartió a la Congregación mueve “Santa Cruz no sólo para promover la excelencia académica en sus instituciones, sino también para crear entornos en su interior que permitan a las familias de discípulos descubrir juntos su verdadero propósito y vocación a través de la instrucción en las aulas y las relaciones que construyeron fuera de ellos “.


P. John DeRiso“Un corazón que arde en deseo de ayudarte”, por el P. John DeRiso, C.S.C.

El P. DeRiso reflexiona sobre cómo “la meta más fervorosa de nuestro santo fundador, para sí y para sus hijos espirituales, era ser uno con el Señor”. Él nos invita a encontrar “fuerza y confianza en la seguridad de que aquel cuyo corazón ardía con el deseo de ayudarnos, desea ayudarnos todavía, al interceder por nosotros ante el Señor a quien servimos”.


Hno. Tom DziekanViviendo la cruz como nuestra única esperanza, por el Hno. Thomas A. Dziekan, C.S.C.

El Hno.Dziekan escribe que “hemos heredado el legado de amor y celo de Moreau”. Refleja sobre todo el legado de Moreau de encontrar esperanza en la Cruz. “Este mundo necesita esperanza, somos y debemos ser siempre hombres y mujeres de esperanza, podemos decir con todo nuestro corazón: Ave Crux, Spes Unica.” Salve Cruz, nuestra única esperanza.


P. Anol Terence D'Acosta“En Su Camino a Ser Santo”, por el P. Anol Terence D’Costa, C.S.C.

El P. Anol reflexiona sobre las diversas dimensiones de Moreau, incluyendo cómo fue un fiel y entusiasta discípulo de Jesús, un educador de la fe en su tiempo, y un pastor bueno y santo para su pueblo. “Por esta razón necesitamos orarle, y practicar sus virtudes y santidad en nuestras vidas y ministerios de Santa Cruz”.


Hno. Vianney Saint-Michel“En Su Camino con Él”, por el Hno. Vianney Saint-Michel, C.S.C.

El Hno. Vianney nos imagina “caminando con el Beato Basile Moreau después de su beatificación, como los dos discípulos caminaron con Jesús a Emaús después de la resurrección. Nuestro destino podría ser diferente, pero el calor en nuestros corazones viene de la misma presencia activa de Él con nosotros hoy. “